Inicio

PALABRAS PARA EL CAMINO-323

Deja un comentario

“Con nosotros está y no le conocemos, con nosotros está, su nombre es el Señor. Su nombre es el Señor y pasa hambre, y habla por la boca del hambriento”, son algunas palabras de un canto que expresa nuestra realidad.

Blanco o negro, rico o pobre, todos somos hermanos, todos necesitamos aceptación, cariño, respeto y reconocimiento. Es una mercancía que no debe faltar en la vida de los demás,

Es una mercancía que tú tienes y puedes difundir.

25 de julio: SANTIAGO, APÓSTOL, PATRONO DE ESPAÑA

Deja un comentario

Nació en Betsaida; era hijo de Zebedeo y hermano del apóstol Juan. Estuvo presente en los principales milagros obrados por el Señor. Fue muerto por el rey Herodes alrededor del año 42. Desde la antigüedad está muy difundida la persuasión de que Santiago había predicado el Evangelio en los confines de Occidente. Después de la invasión mahometana, el apóstol Santiago aparece venerado como cabeza refulgente de España y patrono de sus reinos cristianos. Estos proclaman en los siglos siguientes su gratitud por la protección del Apóstol en la defensa de la fe y de la independencia de la patria y por su asistencia en la acción misionera que contribuyó a propagar la Iglesia por todo el mundo. Su sepulcro en Compostela, a semejanza del sepulcro vacío del Señor en Jerusalén y de la tumba de san Pedro en Roma, atrae, hasta nuestros días, a innumerables peregrinos de toda la cristiandad. Los papas han concedido a su santuario un jubileo frecuente y otras gracias extraordinarias. Más

AYÚDAME, SEÑOR

Deja un comentario

AYÚDAME, SEÑOR

A ocuparme, razonablemente en aquello que sea para tu gloria para el beneficio de los míos y de mí mismo

A disfrutar el presente, sin estar tan pendiente de lo que pueda ocurrir mañana.

A, mirar hacia el futuro, aportando las semillas que siembro hoy en el camino.

AYÚDAME, SEÑOR

A sentir tu mirada en aquello que veo

A palpar tus manos en mis pequeñas obras de cada día

A escuchar tu Palabra en las mías, pobres, torpes y atropelladas

AYÚDAME, SEÑOR

A vivir comprometido pero sin ansiedad

A caminar ligero, pero sin prisas

A trabajar con empeño, pero sin nervios

A soñar con un futuro mejor sin olvidar que puedo superar el presente

AYÚDAME, SEÑOR

A confiar en tu mano providente

A no tener miedo al mañana que me aguarda

Contigo, Señor, me basta.

Amén

PALABRAS PARA EL CAMINO-322

1 Comentario

Dios colocó en lo más profundo de tu corazón su Ley: la ley del Amor, y la expresó en un solo mandamiento fundamental: “Ama a Dios, y a tu prójimo como a ti mismo”.

No podrás decir que no la conoces.

A donde quiera que vayas o estés, ahí está Dios en tu interior. Ahí está su voz profunda y amorosa que te orienta, y te cuestiona en el amor. Inclusive, te llama la atención. Nunca esperes de Dios actitudes de violencia para que cumplas su Ley, porque Él es solo Amor.

24 de julio: Beata Juana de Orvieto, virgen terciaria

Deja un comentario

Juana era una campesina de la Carnaiola. En Orvieto se la llama todavía Vanna, como lo hacían sus familiares. Como quedase huérfana a los cinco años, sus compañeras de juego trataron de asustarla diciéndole que no tenía a nadie que mirase por ella y que moriría de hambre. Pero la niña respondió sin intimidarse: «Yo tengo un padre mejor que el vuestro». Sus compañeras le preguntaron qué significaba eso y Juana las condujó a la iglesia y les mostró una imagen del ángel de la guarda: «Él velará por mí». Su confianza no se vio frustrada, ya que fue adoptada por una familia de Orvieto, la cual se encargó de educarla y de arreglarle un matrimonio. Pero Juana tenía proyectos diferentes. Así, pues, se refugió en casa de una amiga e ingresó en la tercera orden de Santo Domingo. Más

24 de julio: SAN SARBELIO (CHARBEL) MAKLLÜF, PRESBÍTERO

Deja un comentario

Nació en Biqa Kafra (Líbano), el año 1828. Ingresó en el monasterio de los Maronitas del Líbano, donde recibió el nombre de Sarbelio y llegó a ser sacerdote. Deseoso de una soledad radical y de una perfección más elevada, dejó el cenobio de Annaias para marchar al desierto, donde sirvió a Dios con gran austeridad de vida, continuos ayunos y plegarias. Piadosamente durmió en el Señor el 24 de diciembre de 1898. Más

La historia de la semana

Deja un comentario

TRES ACTITUDES

Las actitudes son más importantes que las aptitudes (Sir Winston Churchill)

 Mariví era muy propensa a “echar las culpas al empedrado” cuando las cosas no le salían bien; su padre andaba dándole vueltas al tema para ver cómo conseguía convencer a la hija que la actitud de cada uno ante los problemas, es esencial.

Un día creyó encontrar la solución y preparó el siguiente experimento.

—Mira, Mariví. Tres recipientes con agua. En el primero pongo una zanahoria, en el segundo un huevo y en el tercero granos de café.

—OK ¿Y…?

—Ahora lo hervimos y… ¿qué ocurre?

—Que la zanahoria se ha ablandado, que el huevo se ha endurecido y que el café ha pasado sus propiedades al agua.

—Perfecto; ahí tienes la respuesta. Cada uno de estos ingredientes se ha enfrentado a la misma adversidad: al agua caliente; sin embargo cada uno de ellos ha reaccionado de manera distinta.

La zanahoria ha ido al agua, dura y fuerte, pero después de unos minutos se ha vuelto blanda y débil.

El huevo ha ido al agua con fragilidad, su interior líquido estaba protegido por una débil cascara; pero después de haber experimentado el agua caliente, su interior se ha endurecido.

Sin embargo, los granos de café han sido distintos; después de estar en el agua caliente, los granos han transformado el agua en café.

Los creyentes tenemos que ser como el grano de café y en los momentos de prueba dejar que Jesús entre a formar parte de nuestro sufrimiento, de nuestra adversidad y, abandonados en su Amor, acabaremos haciendo de esa prueba, de esa adversidad, una alabanza, un himno de acción de gracias al Señor, pues todo cuanto Él permite que nos suceda es para nuestro bien y desprenderemos, allí donde estemos, ese delicioso “aroma” de Cristo.

Cuando la prueba, cuando la adversidad, nos visita, ¿cómo respondemos? ¿Como las zanahorias, como los huevos, o como el café?

Un cristiano, si es consecuente con su fe, actúa como el café: impregnando siempre su ambiente con lo mejor de sí mismo; porque sabe que si Dios anda por medio, todo es para bien.

Older Entries

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 37 seguidores