Inicio

PALABRAS PARA EL CAMINO-350

Deja un comentario

Nadie puede vivir sin compañía. Quien llega a este mundo, siempre inicia y camina por el sendero del amor. Pero la vida con los demás tiene sus exigencias: fidelidad, verdad y libertad. Fidelidad para crecer en la confianza y en la credibilidad mutua. Verdad porque el amor no puede sobrevivir en la mentira. Libertad porque el amor es un ejercicio de elección por alguien. Sólo dentro de este marco tiene sentido el compromiso: “Prometo serte fiel en la salud y en la enfermedad, en la prosperidad y en la adversidad, lasta que la muerte nos separe”.

21 de agosto: Beato Raimundo Peiró Victorí, presbítero mártir

Deja un comentario

Nació en Aiguafreda (Barcelona) el 7 de marzo de 1891. Murió en Morrot (Barcelona), el 21 de Agosto de 1936.

Cuando cumplió 15 años se dirigió al convento de San Juan Bautista de Corias (Asturias) donde vistió el hábito de la Orden y en 1911 hizo la profesión solemne. Fue ordenado de sacerdote en 1915. En el lugar de El Morrot, cerca de Barcelona, también en España, beato Raimundo Peiró Victorí, presbítero de la Orden de Predicadores y mártir, que en la misma persecución, siguiendo con fidelidad las palabras de Cristo, a través de la muerte pasó a la vida gloriosa.

Fue beatificado el 11 de marzo de 2001 por el Papa Juan Pablo II

21 de agosto SAN PÍO X, PAPA

1 Comentario

Nació en la aldea de Riese, situada en la región véneta, el año 1835. Primero ejerció santamente como presbítero; más tarde fue obispo de Mantua y luego patriarca de Venecia. El año 1903 fue elegido papa. Adoptó como lema de su pontificado: «Instaurare omnia in Christo», consigna por la que trabajó intensamente con sencillez de espíritu, pobreza y fortaleza, dando así un nuevo incremento a la vida de la Iglesia. Tuvo que luchar también contra los errores doctrinales que en ella se infiltraban. Murió el día 20 de agosto del año 1914. Más

La historia de la semana

Deja un comentario

El burrito descontento

Había una vez un burrito descontento. Era pleno invierno y los días de frío y lluvia le obligaban a permanecer encerrado en el establo. Además, la paja seca e insípida tampoco era de su agrado, y sólo deseaba que llegase pronto la primavera para comer la fresca hierba del prado.

Llegó, por fin, la esperada primavera, aunque apenas pudo saborear la hierba porque su dueño empezó a segar todo el prado para alimentar al resto de sus animales. Y al burrito le tocó cargarla sobre su lomo, por lo que ya estaba harto de trabajar tanto y sólo quería que llegase el verano.

Poco tardó en sentir sobre su piel los rayos cálidos del estío, pero entonces tuvo que transportar las mieses y los frutos de la cosecha. Y sudó y se agotó de tal manera que contaba los días que quedaban para el otoño. Empezaron a caer las hojas y al burrito le seguía esperando un duro trabajo: era época de vendimiar y de recoger otros frutos del campo, por lo que las jornadas duraban de sol a sol. Por eso, cuando el invierno hizo acto de presencia, descubrió que era la mejor época del año: no debía trabajar y descansaba y comía a placer. Y, recordando lo tonto que había sido, se dio cuenta de que para ser feliz sólo hay que conformarse con lo que uno tiene.

VOLVER A JESÚS

Deja un comentario

Esto es lo primero y más decisivo: poner a Jesús en el centro del cristianismo. Todo lo demás viene después. ¿Qué puede haber más urgente y necesario para los cristianos que despertar entre nosotros la pasión por la fidelidad a Jesús? Es lo mejor que tenemos en la Iglesia. Lo mejor que podemos ofrecer y comunicar al mundo de hoy.

No quiero creer en un Cristo sin carne. Se me hace difícil alimentar mi fe solo de doctrina. No creo que los cristianos podamos vivir hoy motivados solo por un conjunto de verdades acerca de Cristo. Necesitamos el contacto vivo con su persona: conocer mejor a Jesús y sintonizar vitalmente con él.

Todos tenemos un cierto riesgo de convertir a Cristo en “objeto de culto” exclusivamente: una especie de icono venerable, con rostro sin duda atractivo y majestuoso, pero del que han quedado borrados, en un grado u otro, los trazos de aquel profeta de fuego que recorrió Galilea por los años treinta. ¿No necesitamos hoy los cristianos conocerlo de manera más viva y concreta, comprender mejor su proyecto, captar bien su intuición de fondo y contagiarnos de su pasión por Dios y por el ser humano?

José Antonio PAGOLA. JESÚS. PPC. 463-469 (Resumen)

PALABRAS PARA EL CAMINO-349

1 Comentario

La indecisión confunde a las personas.

“Di sí, cuando es sí. Di no, cuando es no. Todo lo demás viene del maligno”. Sé como los macedonios que al pan llamaban pan y al vino, vino. Esa humilde firmeza al decidir te hará agradable y merecedor de respeto y admiración.

20 de agosto: SAN BERNARDO, ABAD Y DOCTOR DE LA IGLESIA

Deja un comentario

Nació el año 1090 cerca de Dijon (Francia). Recibió una piadosa educación, y el año 1111 se unió a los monjes del Císter; poco después, fue elegido abad del monasterio de Claraval, cargo que desempeñó con gran provecho para sus monjes. A causa de las divisiones que aquejaban por entonces a la Iglesia se vio obligado a viajar por Europa, con el objeto de restablecer la paz y la unidad. Escribió mucho sobre teología y ascética. Murió el año 1153. Más

Older Entries

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 37 seguidores